Finalmente, Carlos Albarrán ha tenido que ser intervenido de la fractura en el radio que se hizo durante el partido contra el Olot, porque no había quedado bien soldada. La operación ha sido un éxito y el lateral derecho badalonés se encuentra en perfectas condiciones y muy animado. El tiempo de recuperación será de cinco semanas.

En cuanto al portero Guille Lara, hay buenas noticias: la lesión que sufrió la semana pasada en el peroné es menos grave de lo que parecía. Se trata de una fuerte contusión en el tobillo y la evolución del hematoma determinará su vuelta al trabajo.